¡Bienvenid@!

Nos encontramos en el año 745 de la Era de la Batida, en el continente de Grezalia, tierra de guerreros honorables, donde el hombre se conecta con la naturaleza al punto de poder controlarla a su antojo. El mal finalmente ha conseguido alzarse en Grezalia, Gellert el Patriarca ha caído prisionero bajo la espada de su propio hermano, Lucian, el nuevo Patriarca. Extrañamente el pueblo de Grezalia ha decidido aceptarlo como su soberano, especialmente luego de que éste anunciara la pronta celebración de la Batida y prometiera una sorpresa en la misma. ¿Logrará Lucian desafiar a Zeus e imponer que todo adepto de Grezalia aprenda a manejar los cinco poderes y así romper con el balance creado por la naturaleza o el bien volverá a gobernar y el orden permanecerá intacto? Es una pregunta que todo Grezialita se hace actualmente, sin embargo hay una interrogante aún más preocupante que ésta: La isla ya no es lo que era, no se puede ser neutral bajo estas circunstancias, así que todos deben elegir un bando... ¿Tienes claro cuál es el tuyo? ¿Serás un adepto fiel al nuevo patriarca o lucharás para que el hombre nombrado por Zeus vuelva a gobernar? El futuro de Grezalia está en tus manos, sólo debes decidir cuál es el futuro que deseas vivir. ¡Bienvenidos a Grezalia, tierra de guerreros honorables!



¡Conectate!

Si no tienes cuenta ¡no dudes en registrarte!
Conectarse

Recuperar mi contraseña









Enlaces Rápidos




Grezalia

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.


Administración



GELLERT
MP -PERFIL
LUCIAN
MP -PERFIL


Moderación


TAMMUZ
MP -PERFIL
KORE
MP -PERFIL
NOVA
MP - PERFIL




Awards




El indomable
Mejor personaje masculino


La Voraz
Mejor personaje femenino


Natasha & Torek
Mejor pareja


Adhara, Helios & Emrys
Mejor Trío

Últimos temas
» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Sáb Jul 06, 2013 11:15 pm por Invitado

» Vampiro Edad Victoriana {Elite}
Lun Mayo 27, 2013 4:58 pm por Invitado

» Fábulas de Vossed [Élite]
Lun Dic 31, 2012 1:40 am por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro rol steampunk. +18 [Élite]
Vie Dic 28, 2012 5:15 pm por Invitado

» Ya no me acuerdo, si tus ojos eran marrones o negros, como la noche o como el día que dejamos de vernos -
Vie Dic 28, 2012 10:11 am por Rhea de Galia

» Desires.-
Mar Nov 20, 2012 5:39 pm por Arwen de Hydronia

» The Scars will remain {#} | Normal.
Lun Nov 19, 2012 7:35 pm por The Medieval World

» Se mi dios - Tammuz -
Lun Nov 12, 2012 11:05 pm por Tammuz el Invicto

» Mujeres, ¡bah!
Miér Nov 07, 2012 1:10 pm por Thot el Bastardo

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 31 el Sáb Jul 28, 2012 12:01 pm.









Créditos

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Agradecemos a las fuentes que nos fueron de ayuda para la organización de la página y las imagenes: We heart it, Google, Tumblr, DeviantART © Copyright 2011 - 2012 Make It Count – The Medieval World Todos los derechos reservados. Agradecimientos especiales al Host del foro. Foroactivo
Licencia Creative Commons

Mujeres, ¡bah!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mujeres, ¡bah!

Mensaje por Thot el Bastardo el Vie Oct 12, 2012 10:37 pm

- Conan -


Era extraño verlo por esos lados a él, en realidad por lo general Thot fingía que Eolem no existía en los mapas de Grezalia, en su lugar solo un inmenso vacío que no podía llenar con nada. Siempre era lo mismo, llegar, caminar por el pueblo y ser reconocido y señalado con el dedo. La palabra bastardo llenando cada hueco en el aire. ¿Es que acaso siempre sería estigmatizado por algo que no era su culpa? ¿Por algo que no había podido evitar o cambiar? Algo que había sucedido antes de que él naciera siquiera. Nadie recordaba que él era uno de los campeones de la Batida y un ilustre miembro del ejército y el consejo, no, nunca ningún mérito suyo sería tan digno de mención como el que su madre hubiera sido una golfa e infiel. Eso siempre pesaría más, eso, que su padre de crianza la hubiera matado con sus propias manos y que luego lo hubiera humillado delante de todo Eolem. Por eso se había marchado a donde Iluminia para ya no regresar, ya no había vuelto luego de terminar sus estudios en donde Olimpo. Ahora era un anónimo residente de Iluminia. Pero no esta noche.

Thot había llegado con la cabeza llena de los vapores del alcohol y la vista nublada a donde el tempo de Chronos, el regente de los eolemitas. En ese sentido Thot era débil y siempre volvía, no cada mes, o de manera regular, pero siempre iba de visita. Esta noche en particular estaba enfadado, había tomado de más y necesitaba gritarle al Dios unas cuantas cosas a la cara. Los pasos del castaño resonaron en el lustroso mármol blanco hasta que él se detuvo delante del altar y cuando pensó que comenzaría a gritar se sentó de traste en el suelo, sintiendo como su pantalón de cuero negro se enfriaba. La mirada de Thot había quedado perdida en la nada mientras él meditaba sobre la ausencia de Marco, casualmente en el momento de la vuelta de los Desterrados. Siempre había sospechado de hacia donde estaban las lealtades del maestro de su clan pero ahora estaba casi convencido, solo le quedaba atraparlo con las manos en la masa para poder enviarlo al averno sin escalas.

- Ese hijo de puta..- gruñó él, hablando para sí como cada vez que se ponía borracho, un mal hábito que había tomado de su padre de crianza. Nadie sabía de ese pequeño secreto suyo, nadie sabía que el Bastardo de Eolem tenía el mismo vicio asqueroso que aquel hombre necio que había matado a su esposa con sus propias manos sin vacilar mientras estaba borracho en un ataque de cólera. En ese momento Thot no se sentía mejor que quien lo había criado, no se sentía más decente o limpio sino el peor pecador, la basura más inmunda de toda Grezalia. Maldita moral suya que le corroía por dentro dejándolo tan vacío.
avatar
Thot el Bastardo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 04/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujeres, ¡bah!

Mensaje por Conan el Perseverante el Lun Nov 05, 2012 8:52 pm

Por una vez en mucho tiempo, no había dejado a Nova durmiendo, sino que ella me dejó a mí, con una dulce nota en su almohada, llena de su perfume a lavandas, diciendo que tenía una importante reunión en la Torre Thorondor, y que estaría fuera dos días. Dos días sin ella serían una novedad, estando como estaba tan acostumbrado a su presencia, pero no me vendría mal, dado que necesitaba un tiempo a solas. Básicamente, beber unas copas de vino antes de dormir, ponerme en contacto con mis amigos, y espantarme a las mujeres de encima. Sonreí ante ese chiste malo que mi mente conjuró, y me vestí a toda prisa, dejando incluso mi cabello un poco desacomodado.

Salí de mi casa, y caminé la ruta que mis pasos sabían de memoria, me parecía innecesario que con una noche como ésa, con la luna iluminando cada objeto que llegaba a mi mirada, usase el transporte en su luz, y decidí disfrutar de una caminata, en compañía de mis pensamientos. Puse las manos en mis bolsillos, liviano sin el peso de mi carcaj y el arco, pero con una cabeza bastante pesada sobre los hombros. La soledad me daba tiempo para pensar, sí, pero ¿sobre qué? Básicamente, sobre mi novedoso pseudo triángulo amoroso, y la posibilidad de que la guerra esté más sobre nosotros que nunca, después del ataque de los Desterrados.

Mis deberes con el consejo y el ejército nunca habían sido más complejos, dado que Gellert quería una vigilancia las 24 horas de la aldea, y enviabámos a nuestros más ágiles centinelas a cuidar a los demás emplazamientos, y crear las rondas, hacer que todo fuera un mecanismo engrasado para que funcione, era agotador. Además, que ahora mis estudiantes estaban más ávidos de lecciones sobre magia de ofensiva, y terminaba drenado con cada clase.

Todo el camino lo había hecho con la cabeza gacha, perdido en mis pensamientos, y noté el cambio de color de los suelos, de tierra a un mármol luminoso, incluso con la luz de la luna, y alzando mi mirada, me hallé frente a frente con el templo de Chronos, y vi la puerta entreabierta, por lo que me adentré, y vi una figura frente al altar. No podía adivinar si era hombre o mujer desde mi distancia, así que me acerqué, quizá necesitaba ayuda.

Un murmullo emergió del cuerpo, y reconocí la voz, con ése modo rasposo de hablar cuando estaba ebrio.

-Mi buen amigo Thot...-comenté y me senté junto a él, acercando mi mano a su abrigo, donde sabía que estaría la petaca de plata que siempre llevaba consigo, una vez hallada, le di un largo trago al licor que estaba en su interior-...¿necesitas compañía o con el Viejo del Tiempo estás bien?-le dije sonriendo, y entregándole la petaca, ahora ya casi vacía.
avatar
Conan el Perseverante


Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 25/07/2012
Localización : Iluminia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujeres, ¡bah!

Mensaje por Thot el Bastardo el Miér Nov 07, 2012 1:10 pm

Las cosas en el Olimpo estaban pesadas, demasiado para el gusto de Thot. Las guardias se había redoblado y en su caso hasta triplicado. A eso se le sumaba el hecho que Serena no lo dejase solo ni a sol ni a sombra, incluso ahora era un milagro que ella no anduviera por ahí merodeandole, agradecía ese rato de soledad para pensar y beber, necesitaba que los vapores del alcohol le llenaran la cabeza y lo dejasen fuera de juego por un rato, ya luego vería como podía arrastrarse fuera de allí a donde su casa, en Iluminia. Ese era su lugar en el mundo, cuando su tierra natal le había dado la espalda Iluminia lo había recibido con los brazos abiertos. Thot bufó allí sentado, tanteando en su abrigo en busca de su petaca de alcohol, ese Licor de Salem era el mejor y más fuerte, sin duda su favorito, pero no estaba ¿donde estaba? la cabeza le daba vueltas y la visión se le había vuelto algo borrosa, era difícil encontrar los bordes reales de las cosas. El Bastardo alzó la mirada cuando le hablaron ¿quién era? ¿Conan o Corban? no podía asegurarlo.

Intentó contestar, fue una queja sin forma. No podía ser Corban porque de ser él estaría más ebrio que el mismo Thot tirado perdido por algún bar en donde Iluminia, era muy raro en realidad que Corban saliera de allí por lo que según sus ágiles conclusiones ese de ahí tenía que ser Conan. Thot volvió a bufar cuando sintió el ruido de su petaca, SU petaca cayendo al suelo casi vacía. Definitivamente, quien estaba sentado a su lado era Conan, el muy jodido no entendía los códigos que él no manejaba con Corban, no se tomaba de la petaca del otro, no señor. Eso era desleal, una alta traición. El Bastardo gruñó entre dientes antes de ponerse de pie y andar dando tumbos por el Templo, alguien tenía que haber entregado como ofrenda algo de Licor a Chronos y con todo lo que ese jodido le había hecho a lo largo de su vida que le quitara una botella de licor no podía molestarle. Thot se tropezó con algo, ¿con qué? no llegaba a entender que eso delante de sus narices era un escalón que llevaba a donde el altar principal.

- Claro, nadie sospecha que el hijo de puta de Marco nos va a traicionar, él es un ciudadano ilustre, ILUSTRE.. por mi puta madre..- se quejó, medio a los gritos, medio en susurró mientras se sentaba en donde el mismo escalón con el que se había tropezado. El Bastardo miró en dirección a Conan, entornando sus ojos celestes- Gellert no me ha querido escuchar, tampoco Charis, dicen que son paranoias mías, ¿pero donde está él? ¿DONDE?- insistió- Y encima de todo, esa mujer humana, Serena, que no me deja en paz, me persigue e insiste en que le enseñe el elemento ¿Y DONDE ESTÁ MARCO ALLÍ, EH? Cuando ella me acosa y me vuelve loco, me irrita los tímpanos, es realmente incansable..- Thot estaba fuera de sus cabales, no debía seguir tomando, lo mejor sería llevarlo a donde se pudiera dar un baño refrescante así se le pasaba un poco la borrachera.
avatar
Thot el Bastardo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 04/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujeres, ¡bah!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.