¡Bienvenid@!

Nos encontramos en el año 745 de la Era de la Batida, en el continente de Grezalia, tierra de guerreros honorables, donde el hombre se conecta con la naturaleza al punto de poder controlarla a su antojo. El mal finalmente ha conseguido alzarse en Grezalia, Gellert el Patriarca ha caído prisionero bajo la espada de su propio hermano, Lucian, el nuevo Patriarca. Extrañamente el pueblo de Grezalia ha decidido aceptarlo como su soberano, especialmente luego de que éste anunciara la pronta celebración de la Batida y prometiera una sorpresa en la misma. ¿Logrará Lucian desafiar a Zeus e imponer que todo adepto de Grezalia aprenda a manejar los cinco poderes y así romper con el balance creado por la naturaleza o el bien volverá a gobernar y el orden permanecerá intacto? Es una pregunta que todo Grezialita se hace actualmente, sin embargo hay una interrogante aún más preocupante que ésta: La isla ya no es lo que era, no se puede ser neutral bajo estas circunstancias, así que todos deben elegir un bando... ¿Tienes claro cuál es el tuyo? ¿Serás un adepto fiel al nuevo patriarca o lucharás para que el hombre nombrado por Zeus vuelva a gobernar? El futuro de Grezalia está en tus manos, sólo debes decidir cuál es el futuro que deseas vivir. ¡Bienvenidos a Grezalia, tierra de guerreros honorables!



¡Conectate!

Si no tienes cuenta ¡no dudes en registrarte!
Conectarse

Recuperar mi contraseña









Enlaces Rápidos




Grezalia

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.


Administración



GELLERT
MP -PERFIL
LUCIAN
MP -PERFIL


Moderación


TAMMUZ
MP -PERFIL
KORE
MP -PERFIL
NOVA
MP - PERFIL




Awards




El indomable
Mejor personaje masculino


La Voraz
Mejor personaje femenino


Natasha & Torek
Mejor pareja


Adhara, Helios & Emrys
Mejor Trío

Últimos temas
» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Sáb Jul 06, 2013 11:15 pm por Invitado

» Vampiro Edad Victoriana {Elite}
Lun Mayo 27, 2013 4:58 pm por Invitado

» Fábulas de Vossed [Élite]
Lun Dic 31, 2012 1:40 am por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro rol steampunk. +18 [Élite]
Vie Dic 28, 2012 5:15 pm por Invitado

» Ya no me acuerdo, si tus ojos eran marrones o negros, como la noche o como el día que dejamos de vernos -
Vie Dic 28, 2012 10:11 am por Rhea de Galia

» Desires.-
Mar Nov 20, 2012 5:39 pm por Arwen de Hydronia

» The Scars will remain {#} | Normal.
Lun Nov 19, 2012 7:35 pm por The Medieval World

» Se mi dios - Tammuz -
Lun Nov 12, 2012 11:05 pm por Tammuz el Invicto

» Mujeres, ¡bah!
Miér Nov 07, 2012 1:10 pm por Thot el Bastardo

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 31 el Sáb Jul 28, 2012 12:01 pm.









Créditos

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Agradecemos a las fuentes que nos fueron de ayuda para la organización de la página y las imagenes: We heart it, Google, Tumblr, DeviantART © Copyright 2011 - 2012 Make It Count – The Medieval World Todos los derechos reservados. Agradecimientos especiales al Host del foro. Foroactivo
Licencia Creative Commons

Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Adhara el Sáb Sep 22, 2012 10:36 pm

Adhara caminaba cabizbaja por el bosque espejismo, era una tarde agradable y quería visitar a Emrys, después de tantas visitas había descubierto que aquel bosque le presentaba un atajo a la casa del muchacho. Perfectamente podría haberse transportado hasta las afueras mismas de ella pero no le gustaba perderse el placer de caminar, el aroma a los arboles, la constante brisa y las preciosas flores que adornaban el camino eran un recorrido que le gustaba hacer constantemente. Afortunadamente y quizás debido a la afinidad de la muchacha por el sol, no solían afectarle las altas temperaturas del lugar y por ende, jamás se había enfrentado a uno de aquellos tan populares espejismos.

Iba deteniéndose cada ciertos tramos para recoger flores, habían de diversos colores, texturas y aromas. Estaba segura que todas serían del agrado de Emrys, era algo tonto pero después de todo una costumbre, cada vez que tomaba aquel camino recogía flores por el camino. Se detuvo frente a una de tonalidades azuladas, era perfecta y se quedó admirándola algunos segundos... no, era demasiado bella como para ser arrancada por lo que levantando la vista se dispuso a seguir su caminar, pero una sombra a corta distancia la hizo detener su actuar. Su rostro reflejó sorpresa y temor, una silueta conocida se acercaba hacía ella y sin saber que hacer retrocedió algunos pasos, no, no podía ser real, él había desaparecido hace casi siete meses, sin dejar rastro alguno. No podía reaparecer desde el bosque, por lo que solo una explicación se instalaba en su mente... debía ser un espejismo, por primera vez el calor había jugado con su mente y le estaba mostrando cosas que anhelaba pero no podía obtener.

Cerró los ojos por largos segundos, convenciéndose de que nada era real, estaba sola en medio del bosque y nada más. Inhalando y exhalando con nerviosismo abrió los ojos para comprobar que la figura estaba cada vez más cerca. Completamente paralizada sus labios murmuraron -¿Mephistos?- su corazón anhelaba escuchar su voz afirmando la situación, pero su mente temía que fuera mentira. No soportaría tenerlos por escasos segundos y que luego se lo arrebataran.
avatar
Adhara


Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 07/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Mephisto el Dom Sep 23, 2012 8:49 am

El peso de arenas trotamundos caía sobre mí con todo su resplandor, su furia, la cual se había intensificado en sus 7 meses, numero divino. Tanto caminar errante en mi naufragio Salemita desgarraba mi andar, debilitando aquel delgado ente que llamo “cuerpo”.
Finalmente, una sonrisa divina, había llegado al bosque Espejismo por perseverante destino. Mi rumbo al fin una meta había aclarado, por fin reconocía los lares en donde mi mirar posaba.

Con la inesperada esperanza que desvanecía sutilmente el dolor, miré hacia el cielo despejado, hacia la esfera productora de energía y aplastante calor y, nuevamente, emprendí mi viaje. Las manos en los harapos de lo que alguna vez fue una túnica, ubicase yo, con cierta delicadeza, la rasgada cogulla de la capa sobre mí, cubriéndome de los rayos del sol y de próximas arenas.
Un largo y esbelto bastón ayudaba a mis zancadas a no decaer, la barba sobre mi rostro era espesa y descuidada, con motas de arena sobre ella, generando un desértico sabor a sal. Mi pelo habitaba sobre mí cual enredadera, larga hasta los hombros, parecía un hombre de casi 900 años, aunque aún conservaba mi mirada joven y aventurera.
Afortunadamente, los harapos evitaban el visualizar mis formadas costillas, el hambre me agobiaba y me hacía preguntarme cuanto faltaba para que mi estómago terminase de consumirse a sí mismo.

La sonrisa que el tiempo me había obsequiado lo había transformado en risa al presentarme, sobre una roca calurosa, antes de entrar al bosque, la gigantesca figura que una lagartija de Salem representaba para mí, lo que una gloriosa pulgada de carne aguaba mi contemplar. El cazarla no fue un problema, mucho menos cocinarla, pero me había mostrado el mal estado en el que me encontraba, pues ahora si acaso podía generar un buen espejismo, me tomó bastante concentración el tele transportarme para agarrarla.

Una vez me adentrase en los abrazadores árboles, pude sentir aquellas corrientes de aire que en un tiempo alimentaban mi control, ahora solo mortificaban mi pesado cuerpo. Tambaleante y débil. El bastón ya no era suficiente para mantenerme en pie, mis necesidades de descansar me impulsaban a recostarme sobre los árboles, cogerme de las ramas y apoyarme en las hirvientes rocas que quemaban mi mano. ¡Un Salemita quemado! Que desgracia.
No faltó mucho para que los espejismos también se pusieran en mi contra. Aquellos trucos que tanto disfrutaba de aventajadamente usar buscaban ahora engañar mi más imperfecto estado. Mujeres, bebidas, cabañas, incluso mi Fausto se me apareció, aquel cariñoso simio del cual desconocía su paradero. Más adelante, los espejismos se tornaron violentos, serpientes, hipogrifos, dragones. Había decidido ignorar concentrarme en mi andar, no era común encontrar animales salvajes merodeando por aquellos lugares de bellas flores, mucho menos un dragón.

Un espejismo más asalto frente a mí, otra mujer, pronunciando mi nombre con voz familiar, seguramente algún recuerdo de los tantos que había perdido.
-malditos espejismos- me fui musitando más otras cuantas maldiciones que si acaso se escuchaban. No era de extrañarse que comenzara a hablar solo, pues en aquellos 7 meses no encontré mucha compañía que supiera hablar mi lengua o que si acaso fuese suficientemente cortes como para saludar sin amenaza previa –y malditos mercaderes de esclavos- dije sin pensarlo, refiriéndome a aquellos pensamientos que navegaban en mi mente.
avatar
Mephisto


Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Salem

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Adhara el Lun Sep 24, 2012 8:41 pm

Aquel desconocido con la silueta de Mephistos se acercaba con lerdo andar, como si cada paso fuera más difícil que el anterior. Cuando la distancia hubo disminuido totalmente pudo comprobar que aquel hombre parecía ser anciano, cubierto de una espesa barba, cabello sucio y una túnica que milagrosamente se sostenía sobre sus hombros. Adhara estupefacta dejó caer las flores que con tanto ahínco había recolectado en su caminar, bajo aquella interminable capa de imperfecciones pudo reconocer una mirada que jamás olvidaría. Unos ojos que a pesar de mirar perdidamente a su alrededor tenía la esencia de un hombre que conocía, de aquel muchacho medianamente mayor que alguna vez había pisado el Olimpo, con el cual había entrenado un par de veces y a quien había tenido la dicha de poder llamar amigo.

Se acercó lentamente al muchacho, en su cabeza aún permanecía la idea de que podía ser un espejismo, aunque algo le decía que un espejismo no vociferaría en contra de otros espejismos. Caminó hasta alcanzarlo y se paró frente a él –No soy un espejismo y espero que tú no seas uno- le comentó mientras extendiendo delicadamente su brazo tocaba su rostro, recorriendo sus facciones y apartaba la desvencijada capucha que cubría su cabeza. Sus rasgos eran inconfundibles, a pesar de estar muy delgado, la línea de su mandíbula seguía siendo la misma, la forma de su nariz era perfecta como siempre y sus labios, algo ocultos por la larga barba, parecían estar algo resquebrajados pero aún seguían siendo los mismos. -¿Eres tú? Por favor dime que eres Mephistos- anhelante esperaba escuchar alguna palabra emerger de sus labios, una confirmación de que era él. Necesitaba sentir un reconocimiento, saber que él aún la recordaba. Tal vez no tenía motivos para recordarla, pero tenía la esperanza de que aquellos siete meses no hubieran sido suficientes para extraer su recuerdo de su memoria.

Si aquel era Mephistos algo muy grave debía haberle sucedido, su aspecto daba a entender que estaba descuidado, quizás inconsciente de su actuar. Su corazón se estremecía solo de imaginar cómo habían sido sus últimos meses, pocas situaciones eran capaces de dejar a un hombre en aquel estado y más si el hombre era Mephistos. Deteniendo su mano en la barbilla del muchacho lo miró detenidamente, queriendo apresar la figura de aquel hombre en su retina, como si de esa forma asegurara que no iba a desaparecer.
avatar
Adhara


Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 07/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Mephisto el Miér Sep 26, 2012 9:59 am

El espejismo persistió, con rostro familiar y una voz que me traía ambientes conocedores de mi ser imaginal, realizó contacto físico, un tacto delicado que había conquistado mi agrado. Habiéndose acostumbrado mi cuerpo a la seguridad de la caricia, olvidase la adrenalina que mantenía los pasos andantes.
-gracias- alcancé a musitar, un leve susurro que parecía más un alma saliendo por medio de la exhalación. Finalmente, las arenas del tiempo y su peso derrumbaron lo que de mí quedaba consciente. Ahí yací.

El fuerte sol de madrugada irrumpió abruptamente el sueño al que me confinaba el tiempo de desértico naufragio. Mi cuerpo se posaba en el leve acolchado de una cama y mis abrigos, si se les podía llamara así a aquellos harapos, yacían en una silla lateral a la cama, dibujando toda una pintura bajo una ventana, la luz y los colores hacían un escenario sensible al arte. No pude evitar, gracias a mis viejas mañas, hacer la impresión de obtener aquel objeto que los dioses en el olimpo llamaban “cámara” e imprimir la pintura en mi cabeza, para futuros recuerdos.
Fue entonces cuando azotaron risas en el pasillo, un pasillo desconocido, oculto tras la puerta de los aposentos en los que me encontraba.
Me incorporé lentamente, los quejidos de mi estómago eran más dolorosos una vez la adrenalina había cesado. Afortunadamente, un plato me saludaba junto a la cama, mis ojos no podían creer lo que veían ¡pan! Sin pensarlo, mi cuerpo se lanzó sobre él y pronto, me vi devorándolo todo.
Qué vergüenza, si alguien me hubiese visto comer en aquel momento, realmente me había convertido en algo nauseabundo.

Una vez más, las risas capturaron a su presa, siendo esta mi atención. Cogí otro pedazo de pan antes de caminar fuera de la habitación. El pasillo era extenso, pero mis piernas se habían recuperado ya, estaban listas para recorrer el desierto nuevamente. Lentamente, las voces fueron cesando, dejando los pasillos desolados ante mi presencia y sentí una extraña sensación, aquella angustia de un niño solo en casa, aquella soledad. Y entonces nada, solo hubo silencio a mi alrededor, lo único que quedaba por hacer era continuar caminando.
avatar
Mephisto


Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Salem

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Adhara el Vie Oct 05, 2012 10:59 pm

Los movimientos del muchacho, algo errantes y torpes daban la impresión de lejanía, como si su mente se encontrara a miles de kilómetros en algún lugar más cómodo y agradable, pero a pesar de ello reaccionó ante el contacto de la chica con una pequeña inclinación de cabeza y cerrando los ojos. Eso le bastó a Adhara para asegurarse que no era un espejismo, su mente jamás sería capaz de crear una imagen tan perfecta; si fuera parte de sus fantasías representarían a un muchacho alegre, con aquella ligera sonrisa y siempre atento, tal como permanecía en sus recuerdos. No a alguien demacrado, que quizás había vagado por innumerables lugares y que necesitaba cuidados, estaba segura de aquello y quizás algo más alegre lo contempló, ansiosa por un gesto de reconocimiento que presentía no llegaría.

Con su mano aún en el rostro del chico observó cómo se desplomaba, con prisa alcanzó a sostener su cabeza y la depositó con cuidado sobre el piso, acto seguido sacándose la capa que llevaba sobre sus hombros se la puso bajo la cabeza, para que su cabello no se llenara de las hojas que abundaban en el lugar y que quizás quedara más cómodo.

Ahora que yacía inconsciente admiró con más detención su estado, verlo con los ojos cerrados, indefenso y como un niño pequeño le hizo entender que estaba mal. Estando de pie había escondido de cierta forma la delgadez de su figura y la barba el estado de sus labios, ahora le parecía desnutrido y deshidratado, por lo que tomando la cantimplora que colgaba junto a su cintura –donde solía llevar su espada- mojó los labios del muchacho y su frente, esperando refrescarlo y ayudarlo a recuperar la conciencia. Si bien ella con su poder elemental podía curar variados tipos de heridas, no sabía qué hacer en caso de un desmayo, eso no estaba incluido en su formación y por ende le pareció sensato esperar.

Alejándose unos pasos recogió unas pequeñas bayas, de un color rosáceo y que aún parecían tener que madurar pero que sin embargo servirían para calmar el hambre del muchacho. Maldijo su torpeza, muchas veces cargaba junto a ella comida, ya fuera un pequeño pan o alguna fruta, pero esta vez nada… justo cuando lo necesita, lo había olvidado. Regresando junto al muchacho e inclinándose para que su cuerpo le diera sombra siguió mojando su rostro mientras murmuraba –Despierta, despierta, despierta. Si duermes no puedo ayudarte.- las bayas descansaban sobre su regazo, protegidas del polvo y sol. Ansiosa observaba al muchacho, deseosa de verlo recobrar el conocimiento y prestarle ayuda, aún no estaba segura de que fuera Mephistos, pero desconocer su identidad no se transformaría en un impedimento a la hora de ayudarlo.
avatar
Adhara


Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 07/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por favor, dime que no eres un espejismo {Mephistos}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.