¡Bienvenid@!

Nos encontramos en el año 745 de la Era de la Batida, en el continente de Grezalia, tierra de guerreros honorables, donde el hombre se conecta con la naturaleza al punto de poder controlarla a su antojo. El mal finalmente ha conseguido alzarse en Grezalia, Gellert el Patriarca ha caído prisionero bajo la espada de su propio hermano, Lucian, el nuevo Patriarca. Extrañamente el pueblo de Grezalia ha decidido aceptarlo como su soberano, especialmente luego de que éste anunciara la pronta celebración de la Batida y prometiera una sorpresa en la misma. ¿Logrará Lucian desafiar a Zeus e imponer que todo adepto de Grezalia aprenda a manejar los cinco poderes y así romper con el balance creado por la naturaleza o el bien volverá a gobernar y el orden permanecerá intacto? Es una pregunta que todo Grezialita se hace actualmente, sin embargo hay una interrogante aún más preocupante que ésta: La isla ya no es lo que era, no se puede ser neutral bajo estas circunstancias, así que todos deben elegir un bando... ¿Tienes claro cuál es el tuyo? ¿Serás un adepto fiel al nuevo patriarca o lucharás para que el hombre nombrado por Zeus vuelva a gobernar? El futuro de Grezalia está en tus manos, sólo debes decidir cuál es el futuro que deseas vivir. ¡Bienvenidos a Grezalia, tierra de guerreros honorables!



¡Conectate!

Si no tienes cuenta ¡no dudes en registrarte!
Conectarse

Recuperar mi contraseña









Enlaces Rápidos




Grezalia

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.


Administración



GELLERT
MP -PERFIL
LUCIAN
MP -PERFIL


Moderación


TAMMUZ
MP -PERFIL
KORE
MP -PERFIL
NOVA
MP - PERFIL




Awards




El indomable
Mejor personaje masculino


La Voraz
Mejor personaje femenino


Natasha & Torek
Mejor pareja


Adhara, Helios & Emrys
Mejor Trío

Últimos temas
» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Sáb Jul 06, 2013 11:15 pm por Invitado

» Vampiro Edad Victoriana {Elite}
Lun Mayo 27, 2013 4:58 pm por Invitado

» Fábulas de Vossed [Élite]
Lun Dic 31, 2012 1:40 am por Invitado

» Lacrim Tenebris. Foro rol steampunk. +18 [Élite]
Vie Dic 28, 2012 5:15 pm por Invitado

» Ya no me acuerdo, si tus ojos eran marrones o negros, como la noche o como el día que dejamos de vernos -
Vie Dic 28, 2012 10:11 am por Rhea de Galia

» Desires.-
Mar Nov 20, 2012 5:39 pm por Arwen de Hydronia

» The Scars will remain {#} | Normal.
Lun Nov 19, 2012 7:35 pm por The Medieval World

» Se mi dios - Tammuz -
Lun Nov 12, 2012 11:05 pm por Tammuz el Invicto

» Mujeres, ¡bah!
Miér Nov 07, 2012 1:10 pm por Thot el Bastardo

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 31 el Sáb Jul 28, 2012 12:01 pm.









Créditos

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Agradecemos a las fuentes que nos fueron de ayuda para la organización de la página y las imagenes: We heart it, Google, Tumblr, DeviantART © Copyright 2011 - 2012 Make It Count – The Medieval World Todos los derechos reservados. Agradecimientos especiales al Host del foro. Foroactivo
Licencia Creative Commons

Somewhere only we know -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Somewhere only we know -

Mensaje por Rhea de Galia el Lun Ago 27, 2012 10:07 pm

Era plena tarde, faltaban unas horas para que el sol cayera, la hora favorita de Rhea, quien había bajado de Olimpo luego del almuerzo para poder visitar una vez más la Cascada Quetzal. Cada vez que necesitaba pensar con claridad acudía a ese sitio. Ahora necesitaba recordarlo, recordar a quien fuera su primer mentor y amigo luego de la tragedia de sus padres, incluso antes de Kore, Demian, Demian de Eolem. Un hombre que no solamente los había traicionado a todos sino que la había decepcionado a ella. A Rhea todavía le dolía pensar en él, en todo lo que le había enseñado, porque casi todo lo que sabía se lo debía a Demian, lo pudiera aceptar o no. Él había sido su mentor, su amigo, su héroe, su primer amor, ese amor de chiquilla, nada serio. Rhea apretó sus manos en puños sobre sus muslos mientras estaba sentada en donde una gran roca con sus pies colgado admirando la belleza de la cascada, ese lugar a donde él la había llevado por primera vez. Para ese entonces Rhea era una chiquilla muy desconfiada y retraída y Demian había hecho mucho por devolverle la alegría y su sonrisa.

- Todo para luego abandonarme y traicionarme así..- masculló entre dientes, con los ojos inundados en lágrimas. Él era su fibra sensible, Rhea no lloraba por sus padres pues había entendido que estaban en un lugar mejor, ella lloraba sí por Demian porque él estaba vivo y lejos, estaba desterrado en un lugar horrible. Más ahora una inquietud latía dentro de ella, porque si Torek había sido devuelto, quizá hubiera una posibilidad de que él también hubiera corrido la misma suerte- ¿Podrá ser? Que si liberaron a Torek dentro de un grupo, tú también estés aquí ahora, que hayas vuelto..- meditó en voz alta, aunque no tuviera voz al estar tan cerca de las fuertes y duras caídas de agua. La voz de Rhea se perdía, devorada por el otro sonido más pesado. La pelirroja se limpió el rostro con un pañuelo limpio, el mismo que Marduk le había dejado antes de irse a donde ella no podía seguirlo. Rhea se había quedado mal luego de esa breve despedida pero él le había prometido que volvería, que volvería a ella. Y Rhea necesitaba desesperadamente creerle.

La mirada de Rhea paseó por el lugar, barriendo todo con su mirada de cielo hasta detenerse en una figura que estaba parada cerca de la orilla del lago que se armaba con el agua de la cascada. No podía ser, no podía ser él. Rhea palideció un instante, petrificada como una de las bellas estatuas del Olimpo antes de poder ponerse en marcha a donde la figura parecía esperarla. Esa semi sonrisa de siempre, esos ojos agudos y astutos. Ahora algo de barba en el rostro le daban una apariencia más cercana a su edad que en antaño. ¿Podía ser? ¿Por qué ahora? Una vez delante de él Rhea no pudo hacer nada más que quedarse quieta, todo lo había eclipsado Demian. A diferencia del regreso de Torek que la llenaba de terror ahora ella tenía emociones encontradas, por un lado cariño y anhelo, y por el otro enojo, rencor y angustia. Había ensayado todo ese tiempo lo que iba a decirle si en algún momento lo volvía a ver, pero ahora era como si le hubieran comido la lengua los ratones, porque nada salía de ella, nada parecía adecuado para decirle. Se había quedado en blanco.
avatar
Rhea de Galia


Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Demian el Pragmático el Mar Ago 28, 2012 6:49 am

Las casualidades no tenían cabida en el mundo de Demian. El azar no jugaba un papel demasiado importante, para ser sinceros, en la realidad del pragmático. Desde pequeño había sido enseñado, por Bóreas y Eivor, a anteponerse a aquellas circunstancias y a manipularlas a su tierno antojo, de manera que ahora, de mayor, era capaz de seguir haciéndolo sin que supusiera esfuerzo alguno. Ya se había aparecido a Aradia, a Bóreas, a Nova, incluso a Apolo. Pero, por algún motivo, había alguien de cuya presencia parecía estar huyendo. No huir propiamente dicho, pero sí retardando el encuentro. Esa mañana había contemplado su pobre reflejo en el tembloroso agua de un cuenco con el que se aseaba y se había dicho que era el momento.

Incapaz de discutirse a sí mismo una elección, había tomado un pequeño macuto que contenía sus cuatro pertenencias y se había puesto en marcha. El sol, imponente, cruzaba los cielos mientras él caminaba. Por segundos, minutos, largas horas. Las suelas de los pies dolían, pero no quería darse el gusto de malgastar su elemento para cosas tan absurdas como caminar. Era uno de los errores más básicos que cometían los adeptos cando desarrollaban su poder: no sabían racionarlo. Confundían su don con la oportunidad de ser perezosos con la vida por solucionar. No, el elemento era un don, no una escapatoria a las cuotidianas obligaciones. Nunca se formarían hombres y mujeres fuertes con una mentalidad que no fuera la suya, defendía él.

Supo que estaba cerca, no de ella sino del lugar del fortuito encuentro, en cuanto el sonido de la cascada todo lo inundó. El agua caía en picado desde lo alto y se fundía con el río una vez ya tenía una textura bien mezclada y esponjosa. Ese lugar era la cuna de buenos momentos pasados con aquella ojiazul que tanto le había costado que hablara. Siempre callada, modesta pero algo agresiva. Su pequeña Rhea, la niña a la que obligaron a ser mujer demasiado pronto. Grezalia estaba lleno de actos vandálicos desafortunados, y cada uno tenía su triste historia. Nadie podría negarle que el gusano de la inquietud jugó con su estómago a medida que se acercaba, y no lo abandonó hasta que la vio al otro lado del río. Viva, sana, fuerte. Aquello corroboraba que las veces que la había visto perecer sólo había sido un sueño. Pesadillas demasiado frecuentes.

En vista de que su presencia no era aun detectada, se sentó a la falda del río y empezó a sacarse los botines para desnudar unos pies torturados por más de diez horas de caminata hasta allí. Gruñó con algo de incomodidad, pero agradeció haber trabajado los pies tantos años como para haber endurecido su propia piel hasta el punto en que ya no le salieran ampollas. Los metió en el río tras subirse las perneras del pantalón hasta los muslos, mostrando dos fuertes piernas peludas y varoniles. Podía sentirla acercarse, claro que podía, pero eso no lo hizo alzar la mirada. Simplemente aguardó mientras la temperatura del agua reparaba el daño de su musculatura. Una media sonrisa nació cuando vio por el rabillo del ojo sus zapatos. No hablaba. ¿Por qué no?

Parece que en la noche va a refrescar. — Se limitó a decir, alzando la mirada y enfocándola.
avatar
Demian el Pragmático


Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Rhea de Galia el Miér Ago 29, 2012 9:58 am

Estaba nerviosa, tenía los puños apretados a los lados de su cuerpo y estaba completamente inmóvil. Demian había sonreído de medio lado, como ella le recordaba y ahora esos ojos suyos estaban puestos en los de ella. Quiso gritarle, golpearlo y marcharse cuando él le habló del clima solamente, parecía que le estaba haciendo una puta broma, una de muy mal gusto. Más cuando iba a decirle algo se quedó a medio camino, pues un recuerdo se instaló en su mente y comenzó a correr en su mente como una vieja película humana, según le había contado Natasha cuando ella estuviera en cama unos días.

Inicio Flashback:

¿Qué querían esos hombres que le hablaban? ¿De qué le hablaban? ¿Es que acaso no notaban que ella estaba muerta? Una pequeña niña de cabello rojo como el fuego estaba sentada abrazándose a sus rodillas, sin siquiera mirarlos, el rostro ceniciento pero sin ni una lágrima. Rhea tenía apenas ochenta años y acababa de quedar huérfana tanto de padre como de madre, ambos habían sido asesinados a sangre fría por unos hombres malos que habían irrumpido en su casita dos noches atrás. Ahora ella estaba en donde Olimpo, sentada en uno de los pasillos. Ya mucha gente había venido a intentar hablar con ella, habían intentado darle consuelo y alguna caricia. Gellert, Lucian, Charis, todos habían intentado acercarse a ella sin conseguir nada. Y es que no entendían que Rhea había muerto asesinada con sus padres, que la pequeña con aspecto quebradizo que veían no era más que un cascarón vació.

Se había negado a moverse de allí esa noche y nadie había osado quebrar su voluntad, era de tarde y poco faltaba para que la noche cayera. Las pisadas de un hombre sonaron por el largo pasillo de lustroso mármol hasta donde ella estaba sentada recogida. Rhea no levantó la mirada para verle siquiera, simplemente siguió en lo suyo, abrazada a sus rodillas con su muñeca favorita descansando en su regazo. El hombre, alto y joven, se sentó cerca de ella, manteniendo el silencio ante las atónitas niñeras que la custodiaban y que habían intentado en vano que ella comiera. El hombre levantó su mirada a donde ella y le sonrió de medio lado antes de decir:

- Parece que en la noche va a refrescar..- Rhea parpadeó, esos hermosos ojos azules suyos se oscurecieron. Sin decir nada ella se puso de pie, llevando de la mano a su muñeca, su única posesión y caminó a donde aquél extraño, sentándose a su lado, y rompiendo a llorar con más fuerza de lo que nunca. El hombre la acomodó en su regazo, envolviéndola entre sus brazos para que ella se desahogara por la muerte de sus padres. Rhea no le hablaba, solo lloraba, al menos había reaccionado. Lo cual era un avance enorme. Las niñeras se movieron rápidamente para ir a buscar comida caliente para la niña mientras ella se arrebujaba en los brazos de Demian, siendo cubierta por una pesada manta


Fin del Flashback

Rhea dio un paso atrás al recordar su primer encuentro con quien fuera su mentor y primer amigo. La pelirroja tenía más oscuridad en su vida de lo que pudiera ser consciente. Ella apretó los labios, sin querer decirle nada aún, en algún punto confundida, en otro aún dolida. Rhea esperó a que Demian se irguiera completamente antes de ir a donde él y apoyar su rostro en donde su pecho, pegando su cuerpo pequeño y femenino al de él, pero sin sostenerlo entre sus brazos. La pequeña galiana se mantenía tensa, como si esperara para que él la rechazara para decirse mentalmente 'te lo dije, él nunca te quiso'. Sobraba entre ellos hacer preguntas tontas como ¿por qué? y tal, ya que Rhea sabía de sobra que Demian hablaba cuando quería y lo que quería. Y ese reencuentro casi ficticio no sería la excepción.
avatar
Rhea de Galia


Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Demian el Pragmático el Miér Ago 29, 2012 3:13 pm

Cuatro simples palabras que para alguien no tendrían nada de especial. Un simple comentario casual referente al tiempo. Sin embargo, sabía que la pelirroja reaccionaría con una estampida de recuerdos que dolerían a la par que aliviarían a aquellos vocablos entrelazados. Era su pequeño juego, su saludo secreto, su código en clave y su contraseña privada. Al verla aún muda, alzó el rostro completamente y compuso una mueca cuando uno de los últimos rayos de sol se posó en la trayectoria de su enfoque. Y, entre aquel halo de luz que dolía al mirar, aparecieron de nuevo las facciones de una mujer que antaño fue niña. Se había hecho mayor, tal y como vaticinó él.

Lentamente, como si temiera moverse deprisa y asustar a la muchacha, sacó una pierna del agua. Luego la otra. Flexionó las rodillas y, ayudado por un suave empujón de un brazo, pasó de estar sentado a ponerse en pie, sobrepasándola en altura finalmente. Tampoco osó romper el silencio cuando la vio acercarse, sin hacer ademán de desconfiar de la muchacha. Entrecerró los ojos, mirando al frente, cuando la nariz de la chica se enterró entre los pliegues de su camisa de lino entreabierta hasta medio pecho. Parpadeó con los labios prietos y enfocó la cascada, que escupía una suave estela de vapor que se sacudía con la brisa que alimentaba el poder del pragmático.

Y, cuando parecía que no iba a reaccionar, a mover un solo dedo para consolar a Rhea, su mano empezó a alzarse y acabó acunando la nuca. Dejó que sus dedos se enterraran entre aquellos tirabuzones de fuego y repasó con sus callosas yemas de los dedos el cuero cabelludo de la chica, obligándola a sentir su presencia. Demian no era hombre de pocas palabras, precisamente, aunque tampoco de muchas. Dependiendo de lo que tuviera que decir, pero lo que nunca había sucedido era que no tuviera nada que decir al respecto o que, peor, no supiera qué decir. De golpe, su cabeza pesaba toneladas y la fuerza de la gravedad lo obligó a dejarla caer hacia delante hasta apoyar los labios sobre la coronilla de la galiana. El resto, es historia.

En sueños me prometiste que viviría lo suficiente para verte hecha mujer. No mentiste. — Susurró el hombre mientras apretaba el rostro de la chica contra su torso como en tantas ocasiones había querido hacer, sin permitírselo bajo el riesgo de hacerla caer. Nunca nadie se explicó porqué alguien como Demian dio tanta importancia a una adepta más. Pero tampoco él era capaz de explicárselo, aunque en el fondo tenía una ligera sospecha de que tenía que ver con el hecho de sentirse sola, sin pertenecer a una familia. Estar sola contra el mundo. Eran dos seres parecidos, a ojos del maestro, y sin embargo, tan diferentes. Ella lo había superado. Él no.

Separó su rostro de su pecho y liberó su nuca para poder colocar sus grandes palmas en la fina línea de la mandíbula de ella, sosteniendo sus cálidas y sonrosadas mejillas entre los dedos. Sus pulgares retiraron todo amago de lágrima de sus pómulos pronunciados y el fatigado mentor agachó el rostro para hundir sus labios en aquella frente sucia de polvo por haberse acercado demasiado a sus prendas. Y, con ese beso, la bendijo por encima de todos los dioses y le agradeció todo cuanto había hecho, sin saber que al hacerlo, mantenía con vida un pequeño trozo de su agonizante corazón. — Te tengo, Rhea. Ya te tengo. — Susurró contra su frente.
avatar
Demian el Pragmático


Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Rhea de Galia el Jue Ago 30, 2012 3:03 pm

Los callosos dedos de aquél hombre fueron primero a su nuca, para pasarse a donde su cuero cabelludo en una larga caricia que Rhea hacía años que no recibía. Los labios de Demian fueron ásperos en la suave piel de su sien más sus palabras sonaron cual terciopelo cuando él le habló. Él había soñado con ella, quizá tantas noches como Rhea había soñado con él, con verlo regresar a su lado. No podía saberlo con exactitud. Ambos cuerpo fueron separados por voluntad de su antiguo mentor, el mismo que le tomó por la línea de la mandíbula para acaricirle con los pulgares hasta alcanzar las lágrimas que tontamente caían por sus mejillas, secándolas como hacía cuando ella había sido una niña indefensa y solitaria. Los labios de Demian fueron gentiles a besar su frente, haciendo que ella volviera de nuevo a su niñez al tiempo que los brazos de Rhea se envolvieran en la cintura de Demian, sintiendo esa familiaridad de siempre allí entre ellos.

- No llegarías a entender la felicidad que tengo de verte luego de tantos años. Creí que jamás podría volver a verte..- susurró ella, sintiendo que todo eso no era más que otro sueño, que ya despertaría luego en su cama, sola como siempre luego de haber sido presa de una pesadilla. Rhea se aferró más a Demian, enterrando su rostro en su pecho, sintiendo la caricia de su piel tibia, amortiguando el latido de su corazón. La galiana ya no sentía deseos de llorar, algo en ella estaba ligeramente embotado, contenido por el shock. No sabría explicarlo con exactitud porque la felicidad que sentía era más intensa que esa sensación.- No sé que decir, creo que todo sobra más estoy llena de emociones, mi querido Demian, demasiadas como para poder expresarlas correctamente..- susurró, con los ojos cerrados, disfrutando del contacto con quien fuera su salvador durante la infancia. Rhea aspiró aquél aroma que él desprendía, nada había cambiado, era como si ayer mismo él hubiera sido llevado con los demás Desterrados al carretón que los llevaría a Inframundo.

El rostro de la pelirroja mostraba una paz que no había sentido desde un tiempo acá, relajada y confiada. Demian podría clavarle un puñal por la espalda en ese mismo instante que ella no lo advertiría hasta que no fuera muy tarde. Toda alarma que ella pudiera tener estaba apagada, ese mágico reencuentro había eclipsado todo lo demás que pudiera suceder en Grezalia en ese momento. Ahora, y por unos minutos, Rhea era de nuevo una chiquilla necesitada de afecto y contención. Algo que solo había podido darle el hombre que tenía entre sus brazos.
avatar
Rhea de Galia


Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Demian el Pragmático el Vie Ago 31, 2012 2:33 pm

Sus brazos rodeaban el cuerpo de la muchacha como si temiera que cualquiera pudiera herirla en la distancia, tratando de convertirla en una extremidad y parte más de su cuerpo, adueñándose de ella como hizo antaño e identificándose con el desconsuelo de una familia perdida que los unió desde aquellos tiempos. Escuchó sus palabras mientras podía sentir perfectamente el lugar en que sus labios encajaban. La calidez de su respiración, el ardor de su aliento dulzón encendían su pecho y trataba de fundir la coraza de hielo que había puesto a su corazón. Sin embargo, no iba a lograrlo, Demian no podía permitirse más deslices con la luz. Uno más supondría traición.

Sabes con certeza que nada deseo más que poder alejarte de esta realidad. Eres un pequeño pájaro de plumaje carmín y cantar alegre. Demasiado hermoso para pasar desapercibido. — Susurró contra su cabeza, dejando que el enfoque de su mirada se perdiera en un lugar nada concreto de la cascada. Atrapó en el reflejo de su mirada todas y cada una de las pequeñas gotas que se precipitaban salvajemente hacia la falda del río, sin miedo, cegadas por la corriente, como los adeptos ante las ordenes de Lucian, Gellert o incluso Demian con sus propios aliados. — El tiempo de los dragones se acerca, y los pájaros que vuelen cerca del sol serán los primeros en ser cazados. — Apreció, autómata, perdiendo la calidez del habla y volviéndose el maestro que era.

Si algo secretamente lamentaba el pragmático era su capacidad para encariñarse con aquellos que creía semejantes, que no iguales. Todo habría sido mucho más sencillo si poseyera la misma capacidad cerebral y sentimental de alguien como Tammuz. No tendría problema alguno en sacar la daga que ocultaba en el cinto colgante de su cintura y atravesar la garganta de la galiana. Una menos, habría dicho el invicto. Sacudió la cabeza, con las mandíbulas encajadas, y se retiró de nuevo para agacharse a la altura de la pelirroja. Encajó su mirada seria, severa, en la de ella, y sus dos grandes manos se amoldaron a la curvatura de sus hombros. — He venido a advertirte, pequeña flor del desierto. La gran guerra se avecina, y estás en el bando equivocado.
avatar
Demian el Pragmático


Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Rhea de Galia el Dom Sep 02, 2012 7:51 pm

Cuando la voz de su querido Demian perdió la calidez que lo caracterizaba para ella Rhea supo que lo siguiente no serían buenas noticias, porque incluso si él tenía una fama de hijo de puta que lo precedía se sabía que Rhea era su pequeña protegida, ese pequeño pajarillo carmín, como él la llamaba, era como el corazón ambulante de Eolemita. Su mirada seria no hacía más que dar razón a lo que ella esperaba que él dijera y así fue. Demian estaba allí para advertirle, un intento de protegerla. Rhea asintió lentamente a sus palabras, como si le costase entender el sentido de lo que él intentaba decirle, más no era así. Estaba por encima de ellos, la Galiana se preguntaba la intención de los destinos de darle un poco de agua para luego arrojarla al desierto, porque Demian allí era eso, una gota de agua antes de ser arrojada al desierto más ardiente. Ella se abrazó un poco más a Demian, queriendo alargar ese momento lo más posible antes que tuvieran que quebrarlo a ambos.

- Estoy en el bando que debo estar, mi amado Demian, si aún me nombre a mi misma como neutral es para que tú no me tomes por tu enemiga, solo por eso no me declaro miembro de la luz, no podría traicionarte…- la voz de Rhea un hilo dorado entre ellos que los mantenía aferrados en ese abrazo casi desesperado- Solo ruego a los Dioses que si tengo que perecer lo haga entre tus brazos, pues estoy segura que solo tú podrías darme una muerte inmediata y sin agonía, si tengo que caer en esta guerra para rencontrarme con mis padres quiero que mi camino a ellos sea en tus brazos..- sus palabras sinceras y sentidas, Rhea sabía que él no podría matarla, que no podría hacerlo más prefería que fuera él y no alguien sanguinario y sin moral como Auria quien se divertiría a costa de su cuerpo antes de matarla. O peor, en los brazos duros y toscos de alguien como Tammuz.

Cualquier en su sano juicio huiría luego de aquella declaración por parte de Demian, más no Rhea, ella le amaba demasiado para dejarle de lado, incluso Charis le había dado la espalda cuando él fue encadenado y lanzado sobre la carreta aquella la única que realmente había sufrido y llorado desconsoladamente esa tarde había sido Rhea.

Inicio Flashback

Esa tarde, en la gran plaza central de Iluminia los traidores serían nombrados por Gellert en un acto formal, ante los ojos de todos luego del juicio. Serían subidos a un carretón para ser trasportados a donde merecían estar, el Inframundo. La voz de Gellert, el patriarca había recitado la sentencia, su mirada puesta en el rostro de Lucian, su hermano menor, el líder de todos los traidores. Uno a uno fueron subiendo al carretón, Lucian, Tammuz, Lilith, Auria, ninguno de ellos significaba nada para ella más Rhea no pudo evitar gemir de dolor en los brazos de Kore cuando el último de ellos fue subido con dureza, Demian. Como pudo, Rhea se había soltado del abrazo de su amiga para ir a donde los barrotes del carretón jaula para pasar sus brazos entre ellos y poder abrazar por última vez a su mentor antes de que los guardias la tomaran y con mínima gentileza apartaran a la pequeña y llorosa Rhea de él.

Una vez que Kore volvió a abrazarla el carretón se fue alejándose, perdiéndose en una nube de abucheos que se confundían entre los vitores. Los traidores iban a padecer lo que merecían, más ella no podía dejar de llorar de pena, pues una vez más había quedado huérfana.


Fin del flashback
avatar
Rhea de Galia


Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Demian el Pragmático el Lun Sep 03, 2012 8:10 am

La confesión llegó a sus oídos como un soplo de aire fresco, de aliento mentolado, de sonrisa infantil. No había caído en la cuenta de que la muchacha no se había posicionado en un bando concreto por él. ¿Tanto había podido invadir el corazón de la pequeña pelirroja como para cometer tal error, si es que se podía considerar así? Sus párpados se alzaron de golpe y sus orbes azules se perdieron en un punto azaroso, lejano, mientras su mente trataba de ser consciente de lo que escuchaba. Y, los recuerdos que creía dormidos, los sentimientos a los que se sentía inmune, volvieron y abofetearon su rostro. La expresión de las pocas personas a las que había querido cuando se supo públicamente de sus sucias intenciones. Charis, Nova, Rhea, Adhara...

Los brazos de la pequeña apretaron con más fuerza su cuello y Demian perdió el equilibrio al estar agachado. Acabó cayendo con ella encima, sintiéndola temblar de impotencia encima de él, que logró quedar mal sentado sobre la hierba húmeda de rocío. El cielo se ensombrecía cada vez más mientras el maestro de aire pasaba sus grandes manos por la espalda de la muchacha y trataba de calmarla. Se esforzaba en ignorar sus últimas palabras, el simple hecho de pensar en arrebatarle la vida lograba hacerle un nudo en las entrañas. Podría hacerlo, sabía que tenía la fuerza y la decisión necesaria. ¿Pero sería su mente lo suficientemente fuerte para acabar con alguna de esas personas que antaño se arriesgaron a amarlo? — Los planes de los Dioses son inescrutables, pero si es cierto que pereces en esta guerra, ¿me guardarás un buen sitio allá donde vayas? — Preguntó en un susurro, sosteniéndola contra su cuerpo y apoyando el mentón en uno de sus hombros y negándose a soltarla por el momento. Sesenta años eran demasiados.

De todos modos, es más probable que seas tú la que tenga que llevar flores a una abandonada tumba con mi nombre y los cargos por los que me fue robada la vida. — Añadió a media voz, hundiendo los dedos en la prenda superior de la mujer, sintiendo los cambios físicos que Rhea había sufrido contra sus pectorales hinchados y cansados de contener el aliento. Por mucho que ya se hubiera hecho la idea, no dejaba de sorprenderse al ver que se marchó dejando atrás a niñas y ahora todas se habían convertido en mujeres de grandes virtudes físicas. No la dejó responder que buscó con una mano el mentón de la muchacha y la obligó a separarse de su hombro para apoyar frente contra frente, mirándola de cara. Se le escapó un amargo suspiro y cerró los ojos mientras disfrutaba de sentir el aliento de la galiana pelirroja contra sus facciones demacradas por un exilio de lo más merecido.
avatar
Demian el Pragmático


Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Rhea de Galia el Lun Sep 03, 2012 3:48 pm

El equilibrio y la gravedad fallaron en su contra haciendo que la pareja se fuera al suelo, quedando Demian sentado sosteniéndola entre sus brazos, paseando sus manos por su espalda en una caricia lenta y amable, una como las de tiempo atrás. Las palabras del Eolemita se demoraron un momento casi eterno antes de salir de sus labios. Claro que le guardaría un lugar allá a donde tuviera que ir, Rhea siempre había tenido un lugar especial para él, sobretodo en su corazón. Su abrazo sobre la galiana se hizo más estrecho, apoyando su mentón en donde su hombro. Los dedos de Demian fueron a donde su pecho, rozándolo suavemente, erizándole la piel con su contacto mientras sus palabras continuaban llenando sus oídos. La sola idea de volver a perderle la hicieron gemir de dolor, un sonido amortiguado por el hombro de Demian.

Los movimientos lánguidos de Demian la separaron de su hombro protector, poniéndola frente contra frente con él, sintiendo como le respiraba cerca, ese aroma a especias y a hombre, a aire limpio. Los ojos celestes de su amado mentor se cerraron para luego suspirar él, acariciando sus facciones con ese suave contacto. Rhea también cerró los ojos, dejando que sus dedos caminaran despacio por donde las mejillas del castaño, conocía de sobra cada hueco de su cuerpo, pues ella había pasado largas horas protegida allí. Noches de tormentosas pesadillas que él había acompañado hasta que ella pudiera dormir de nuevo. Demian había sido su universo entero, que ahora chocaba contra una realidad nueva de ella, donde amaba a otro hombre, donde era una mujer adulta a punto de lanzarse al mundo fuera del Olimpo. Rhea se separó de él un instante para que sus labios recorrieran su rostro a besos, pequeñas caricias en su frente, su mentón, sus párpados cerrados, sus mejillas. Quien pudiera merecer la bondad de aquella alma galiana.

- No podría, por favor Demian, no podría soportar volver a perderte, no Demian..- susurró ella entre beso y beso, soltando sus temores, el perderle nuevamente. Aún latía en ella con mucha fuerza ese abrazo que le había dado antes de que se lo llevaran y como él se había pegado a los barrotes en un intento de responderle como podía ya que sus brazos estaban encadenados a su espalda. Ese beso que le había dejado sobre la frente antes de que los guardias la apartaran de él.- No quiero perderte a ti o a Marduk, ambos son muy importantes para mi..- musitó sin darse cuenta de que Demian no sabía de la existencia de Marduk en su vida. Rhea no sabía como él pudiera tomarlo, ella era ya toda una dama, en cada aspecto. Quizá se pusiera celoso, no podía saberlo.
avatar
Rhea de Galia


Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 12/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por The Medieval World el Vie Oct 12, 2012 10:44 pm




¡Tema cerrado!


avatar
The Medieval World
Admin

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere only we know -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.